WhatsappWhatsapp 664.543.139  L-V 10h/13h TARDES NO  PAGO 100% SEGURO   GRATIS desde 50€

 Mi cuenta

Zapatos de bebé: Consejos para guardarlos

           

En este post vamos a darte algunos consejos sobre cómo guardar los zapatos de bebé y que también te van a venir bien para tus zapatos y los de toda la familia.

Zapatos de bebé: Consejos para guardarlos

¿Cuál es la mejor manera de conservar los zapatos de bebé si no vas a utilizarlos en unos meses? O bien porque a tu bebé ya no le vienen y, claro, no vas a tirarlos, porque puede venir un hermanito o hermanita o quizá te apetezca regalárselo a esa amiga tuya que está a punto de ser madre. Desde luego que tirar, no hay que tirar nada. Así que estos consejos para conservar los zapatos de bebé estamos seguras que te van a venir de perlas. Así que vamos allá:

1.      Limpiar los zapatos de bebé antes de guardarlos

Nunca debes guardar los zapatos de bebé sin antes haberles quitado el polvo o la suciedad. Tienes que pasar un cepillo seco, aunque consideres que no se han ensuciado y aunque los vayas a utilizar el día siguiente. Imagina que vas a guardar los zapatos de que has utilizado en invierno porque ya estamos en verano y se van a pasar tres meses en el armario. Pues, con más razón ¿no?

Procura que el cepillo que vas a utilizar sea suave, máxime si los zapatos son de piel o ante. En determinado tipo de zapatos pues no está de más darle un poco de betún antes de guardarlos. Si vas a guardar zapatos de goma, pues agua y jabón y listo.

2.      No olvides ordenarlos

Lo mejor para que no te vuelvas loca es que ordenes los zapatos por temporada. Evidentemente aquí ya no estamos hablando de zapatos para bebé sino de todo tipo de zapatos. Es mejor que pongas los zapatos de verano en un lugar, los de invierno, en otro. Y así no tendrás que revolver y revolver cuando llegue la siguiente estación. Puedes hacer las divisiones en las que tú te encuentres cómoda. Por ejemplo: por botas, por mocasines, por zapatillas… Eso sí. Elijas el sistema que elijas usa siempre el mismo.

3.      Frescos y secos

Los zapatos para bebé se conservan mucho mejor (bueno, los tuyos y los de tu compañero o marido también) en lugares que no estén expuestos a la luz del sol y que tampoco estén expuestos a las achicharrantes temperaturas del verano a las frías del invierno. Si tiene un armario fresco y oscuro mucho mejor.

Claro que es posible que en tu casa no tengas mucho espacio para dedicarle un único armario a los zapatos para bebé y a los de toda tu familia. Si quieres que te seamos sinceros es lo más lógico del mundo. Así que unos buenos lugares para conservar los zapatos pueden ser debajo de la cama o en un zapatero junto a las paredes de las habitaciones.

Lo que no te recomendamos es que no los guardes en el garaje o en un sótano porque en estos lugares es más que probable que haga frío en invierno y calor en verano. Hay zapatos para bebé muy delicados que se van a resentir.

4.      ¿Es bueno rellenarlos con papel?

Pues la respuesta no puede ser otra que sí. Sobre todo si vas a guardarlos durante un mes o más tiempo. Arruga el papel y mételo en la puntera y también en la parte trasera. Poner papel ayudará a que no pierdan su forma. Lo que tienes que procurar es que sea papel blanco. Si pones papel de colores debes tener cuidado porque si no es de muy buena calidad podría desteñir y manchar los zapatos de bebé.

Un truco que también funciona en lugar de arrugar papel es que los guardes con tubitos de papel higiénico. Haz la prueba y verás.

Mucha atención si tienes botas de caña alta (este consejo es más indicado para las botas de mujer puesto que las de bebé no suelen tener mucha caña). Procura que la caña esté siempre recta. Si se vencen hacia alguno de los dos lados pueden llegar a deformarse.

5.      Los zapateros

No cabe ninguna duda que tener un zapatero es la mejor forma de conservarlos. De ahí su nombre, claro. Pero como ya hemos apuntando es posible que no dispongas de mucho espacio aunque existen zapateros que te pueden caber perfectamente en un pequeño espacio de tu cuarto de baño o en el deslunado de tu casa, si dispones de él.

También existen zapateros de tela que los puedes colgar detrás de la puerta y siempre conservarás el orden. De todas formas, nuestro consejo es que los guardes siempre que puedas con sus cajas originales.

Otras cosas que debes tener en cuenta a la hora de guardar los zapatos de bebé son las siguientes:

  1. Jamás los guardes si están mojados. Espera que se sequen. Si los metes en un armario o incluso en una bolsa pueden producir moho, y no tan sólo estropeará ese par de zapatos, sino que el moho puede pasar a otros pares.
  2. Tampoco envuelvas jamás los zapatos en bolsas de plástico. El plástico no deja que transpiren y es especialmente perjudicial si tienes zapatos de piel.
  3. Es mejor que utilices bolas de cedro que naftalina. La naftalina es más perjudicial porque tiene ciertos productos químicos que incluso pueden dañar tus pares de zapatos. Además, el olor de la naftalina tampoco es muy agradable que digamos.
  4. Y aunque dispongas de poco espacio no amontones los zapatos unos encima de otros a menos que estén en sus cajas originales. Acabarán deformándose.

Pues estos son los consejos que queríamos contarte a la hora de guardar los zapatos de bebé. Como habrás podido comprobar estos consejos te pueden venir bien no sólo para guardar los zapatos de bebé, sino que también los puedes extrapolar para guardar tus propios zapatos y los de toda tu familia.

Y ahora una preguntita: ¿Tienes algún secreto para conservar los zapatos que quieras compartir con nosotras? Pues cuéntanoslo en los comentarios.

Y si te ha gustado este post, ¡compártelo!

Publicado el 23/5/2016 en Consejos calzado infantil

           

RSS 2.0 (Consejos calzado infantil) RSS 2.0 (Los Zapatitos de Alba)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios

Recomendados