WhatsappWhatsapp 664.543.139  L-V 10h/13h TARDES NO  PAGO 100% SEGURO   GRATIS a partir 70€

 Mi cuenta

¡¡No olvides proteger a bebés y niños del sol!!

       

¡¡No olvides proteger a bebés y niños del sol!!

Mira lo que hemos leído con preocupación en la revista Ser Padres:

El 48 por ciento de las mamás y los papás exponemos a bebés y niños directamente al sol a pesar de que la Academia Española de Dermatología dice que nunca hay que hacerlo en menos de un año. ¿Qué te parece la cifra? ¿Tú lo haces?

Pues que sepas que no es nada bueno. Que el sol puede ser muy perjudicial a ciertas edades. Bueno, el hecho es que es igual de perjudicial para niños más mayores, adolescentes y adultos si no se toman las precauciones pertinentes.

Vamos a ello, a darte algunos consejos que nos han contado los especialistas y que esperamos que tengas muy en cuenta.

La primera está más que clara. Si tu hijo o hija no tiene más de un año jamás lo debes exponer el sol directamente. Ni si utilizas las llamadas cremas solares con un alto nivel de protección. No lo hagas. Su piel todavía está en desarrollo y no lo estará hasta que cumpla tres años.

Y lo que está claro es que jamás deben estar al sol en las horas centrales del día, de 12 a 16.

Ni en la playa ni en la montaña

¿No estás en la playa? ¿Has decidido ir a la montaña? Pues también debes saber que es igual de peligroso. La altura aumenta el riesgo de que sufran quemaduras y daños en su piel. Y no te fíes si el día está nublado. Los rayos penetran igualmente.

Muy bien. ¿Dónde están mejor? Está claro. En la sombra. Así que en la playa debajo de una sombrilla, y en la montaña debajo de un árbol. Pero, cuidado, porque los rayos del sol también se reflejan en superficies como el agua, arena, nieve o hierba.

Ropa adecuada y sombrero o gorra allá donde vayas. Ponles también gafas de sol y camisetas. ¡¡Que no vayan nunca sin camiseta!! Tampoco pueden ir sin zapatos. Si vas a la playa, unas sandalias están más que bien. En la montaña, más cómodos con zapatillas.

En cuanto a la ropa está demostrado que protege más la ropa de color oscuro que la clara. Mejor tejidos ligeros y naturales. Son más fresquitos y de paso evitas que suden más de la cuenta.

Cómprales unas gafas de sol que tengan protección cien por cien frente a los rayos del sol. Pero, ¡¡atención!! Siempre las has de comprar comprobando antes que estén homologadas con el sello que imprime la Unión Europea. No valen las de los mercadillos porque acabarán dañando sus ojos.

¿Qué hacemos de las cremas solares?

Ya te hemos dicho a lo largo de este post que es mejor que no lleven fotoprotectores hasta los tres años. A partir de esta edad lo que tienes que hacer es ponerles uno superior a 50.

Piensa una cosa en este apartado. Los niños y niñas no paran quietos y se meten en la piscina o en el mar cada dos por tres. Cuando salgan del baño hay que volver a aplicarles la crema solar.

Si les has puesto esta crema y han estado jugando y sudando, cuando acaben, vuelve a aplicar. No te lo pienses y hazlo.

Lo más aconsejables es ponerles crema cada dos horas y por supuesto después de salir del baño.

Sí que es cierto que en las farmacias vas a encontrar productos de protección solar para menores de tres años pero nuestro consejo es que vayas a tu pediatra y te aconseje.

Agua, agua y agua

En verano, qué calor. Nos ponemos en 40… o más grados. Hay que beber y beber. Mucha agua. Litros y litros. Es muy bueno que estén siempre hidratados. Este consejo lo hacemos extensivo también a padres y madres.

Máxime cuando estamos en la playa o la montaña con esas temperaturas. Por cierto, que si te gusta la práctica del esquí también hay que hidratarse de la misma manera. No olvides que estás haciendo deporte y sudas y pierdes líquidos.

Además de mucha agua, ¿sabes lo que es realmente bueno? Que tomen fruta. ¿Les cuesta? Prueba con zumo, pero que sea natural. Los envasados tienen demasiado azúcar. ¿Estamos?

A los peques hay que educarles. Pero, claro. No basta con darles una charla. Hacen más caso si tú predicas con el ejemplo. Habla con ellos sobre la necesidad de que se protejan del sol pero si ven que tú lo haces ellos actuarán por imitación.

Pues ya está. Esto era lo que te queríamos contar. Y ahora, como siempre, una pregunta:

¿Cómo les proteges del sol? Dínoslo en los comentarios.

¿Te ha gustado el post? Pues dale al botón de las redes sociales, ¿vale?

Publicado el 7/6/2019 en Consejos para tu bebé

       

RSS 2.0 (Consejos para tu bebé) RSS 2.0 (Los Zapatitos de Alba)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios

Recomendados