WhatsappWhatsapp 664.543.139  L-V 10h/14h y 16/20h   PAGO 100% SEGURO   GRATIS a partir 70€

 Mi cuenta

10 errores que no debes cometer para educar a tu hijo

       

10 errores que no debes cometer para educar a tu hijo

¿Cuáles son los errores más comunes que cometemos a la hora de educar a nuestros hijos? ¿Crees que tienes una buena comunicación con él? ¿Te has ganado su confianza? Si quieres saber las respuestas a estas preguntas y a algunas más, sigue leyendo este post porque seguro que te va a interesar. Nosotras hemos recopilado las opiniones de especialistas y hemos sacado las siguientes conclusiones. Vamos con ellas y luego nos dices si estás de acuerdo, ¿vale?

1.      No escucharle

Quizá sea por el estrés a los que los adultos estamos habitualmente por nuestro trabajo y las múltiples ocupaciones pero cuando tu hijo ha empezado a intentar explicarte algo… ¿cuántas veces le has cortado y no le has dejado acabar? Quizá ahora recuerdes incluso más ocasiones de las que te gustaría. Cuando haces esto lo que ve tu hijo en ti es una persona muy autoritaria y distante. Tienes que dejarlo hablar y que concluya lo  que está diciendo. Tienes que tener más paciencia.

2.      No reconocer sus virtudes

Quizá estamos mucho más pendientes en corregirle todos los fallos y defectos que observamos en él y nos olvidamos de halagarle cuando realiza una acción correcta. Pues debes saber que conseguirás mucho más si lo alabas que si lo criticas. Claro que hay que decirle lo que hace mal, pero no olvides decirle lo que hace bien.

3.      Cada niño es único

Lo último que tienes que hacer en esta vida es fijarte en cómo lo hace otro niño para que siga ese camino. Lo cierto es que cada niño desarrolla su propia personalidad y no hay dos niños que la tengan igual. Cada uno elige su camino y sus objetivos y los padres lo que tenemos que hacer es respetar y apoyar esas decisiones. ¿Te imaginas un mundo en que todos los niños fueran iguales y quisieran lo mismo? ¡Menudo aburrimiento! ¿No crees?

4.      La sobreprotección

Este quizá sea el error más común y que cometen mayor número de padres. Todos los padres tenemos ese picor en el estómago de que en cualquier momento le puede pasar algo malo. Queremos protegerles de lo que hay ahí fuera y muchas veces nos pasamos. Sí, porque el niño interpreta con esta sobreprotección que no se confía en él. Y también se siente como que la falta cierta autonomía para poder desarrollarse. Es un fallo muy común y quizá el más difícil de controlar, pero hay que intentarlo.

5.      Que no hagan nada

A medida que el niño va creciendo hay que ir delegándole responsabilidades dentro del hogar (también fuera). No vale a que vaya al colegio y ya lo tenga todo hecho. Eso no quiere decir que se encargue del total de los trabajos de la casa pero sí que es importante que realice pequeñas tareas como por ejemplo retirar su plato de la mesa y ponerlo en el lavavajillas, llevar la ropa sucia a la lavadora… Además, si es niño, mejor. Son tareas muy buenas para que la integración entre hombres y mujeres vaya avanzando y que no se crea que eso de la casa es sólo tarea de mujeres.

6.      Levantar la voz

Demasiadas veces recurrimos al grito cuando vemos que han hecho algo mal o no hacen lo que les hemos ordenado que hagan. El grito, está demostrado, que no es una buena manera de educarles. Es mucho mejor hablarlo. Sí, es cierto, ¿quién no ha perdido los nervios alguna vez y ha acabado gritándole al niño? Pues seguramente todo el mundo. No te martirices por ello pero que el grito no se convierta en una herramienta educacional habitual.

7.      Educar a los hermanos por igual

Este punto viene enlazado con el número dos. Recuerda: cada niño tiene su personalidad y no puedes pretender educarlo como su hermano mayor. Cada niño es diferente. Es normal que le transmitas todos los valores que tú consideres necesarios para su educación, pero no intentes que haga lo mismo que su hermano mayor porque lo único que conseguirás será provocarle frustración y quizá un enfrentamiento entre hermanos que puede llegar a ser desagradable.

8.      Comparaciones entre hermanos

Este punto lo vamos a enlazar también con el punto anterior. Sin darnos cuenta, solemos comparar a los hermanos o comparar a los amigos. Vale, es cierto que ese hermano o ese amigo tendrá ciertas virtudes que tú también puedes admirar. ¿Pero te has dado cuenta que tu hijo también las tiene? Eso de comparar es una de las peores cosas que se puede hacer. También les provoca frustración.

9.      No darles margen de actuación

Para explicar este punto vamos a recurrir a un ejemplo de una situación que seguramente o la has visto o la has vivido. Imagina que tu hijo coge un lápiz de colores y hace un dibujo magnífico en la pared de su habitación. Claro, no es el lugar de dibujar y tú te enfadas y acabas levantando la voz. Pues bien, lo mejor que puedes hacer es alabar el dibujo y a continuación procurarle los medios necesarios para que dibuje como por ejemplo un buen bloc de dibujo. De esta manera no le vas a coartar una habilidad que parece ser que posee como es la de dibujar. Quién sabe. Quizá haya nacido un artista.

10. La comunicación es fundamental

El último punto, el de la comunicación, quizá sea el más importante. Seguramente todos los problemas ente padres e hijos se acabarían si consiguiéramos comunicarnos con nuestros hijos. Tienes que ser capaz de hablar con él de cualquier tema por peliagudo que parezca. Así conseguirás su confianza.

En resumen, lo peor que puedes hacer con tu hijo es no comunicarte con él. Pero ten en cuenta todos estos aspectos que te acabamos de contar y reflexiona porque seguro que has caído inconscientemente en alguno de ellos. ¿A qué si?

¿Quieres contarnos cómo educas a tu hijo? ¿Si? Pues dínoslo en los comentarios

Y si te ha gustado este post, compártelo. Seguramente a alguna amiga tuya también le pueda interesar.

 

Publicado el 22/3/2019

       

RSS 2.0 (Los Zapatitos de Alba)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios

Recomendados